15 marzo, 2012

Bella hija de la mañana



Las Luces del Norte por encima del Lago Superior. Fotógrafo desconocido.

14 de Marzo de 2012

Los recientes destellos solares de clase X han encendido las luces polares.

Una cola magnética (o cola de plasma) se extiende millones de kilómetros desde la Tierra. Las partículas cargadas del Sol, también conocidas como viento solar, junto con iones generados por la Tierra, se reúnen en una lámina de plasma dentro de esta cola magnética. El campo magnético de la Tierra hace que las partículas se muevan en espiral alrededor de los polos y que reboten entre ellos. Algunos iones dan la vuelta a la Tierra en dos bandas a bajas latitudes. Los electrones se mueven en una dirección y los protones en sentido contrario.



Los iones solares que fluyen hacia abajo en los bordes de los polos excitan las moléculas atmosféricas. La luz roja es emitida por las moléculas de oxígeno a grandes alturas, mientras que la luz verde brilla por el oxígeno en la baja atmósfera. El azul de la aurora viene del nitrógeno.

Las auroras luminosas vienen acompañadas de perturbaciones electromagnéticas porque la carga eléctrica fluye paralela a la formación auroral. Como la electricidad debe moverse en un circuito, las corrientes eléctricas entran en las auroras desde el espacio y salen de ella guiadas magnéticamente  a lo largo de los arcos aurorales.

Como se mencioné en una Imagen del Día anterior, un magnetómetro lanzado en 1973 por la U.S. Navy a bordo del satélite Triad, encontró dos corrientes eléctricas laminares por encima de la ionosfera de la Tierra, cargadas con más de un millón de amperios. Una lámina de plasma descendía desde el lado matutino de la aurora y la otra ascendía desde el lado vespertino.

Las investigaciones de Kristian Birkeland al principio del siglo veinte predijeron la conexión entre la Tierra y el espacio, de modo que las láminas de plasma se conocen  como "Corrientes de Birkeland". Las corrientes polares de Birkeland están conectadas con corrientes eléctricas que se mueven en el campo geomagnético en el interior y más allá de las regiones Árticas y Antárticas.

El 7 de Marzo de 2012, el Sol emitió el segundo mayor destello solar registrado en este ciclo de actividad. El destello X5.4 desencadenó una gigantesca eyección de masa coronario que se dirigió hacia a la Tierra a cientos de kilómetros por segundo. Una tormenta geomagnética ocurrió el 8 de Marzo, incrementando el brillo de las auroras y extendiendo su visibilidad hasta tan lejos como los Grandes Lagos. 

Como se ha mencionado en artículos anteriores, el brillo auroral y su frecuencia tiende a incrementarse cuando las CMEs (siglas en inglés de Eyecciones de Masa Coronaria) se encuentran con el campo magnético de la Tierra, de modo que la lógica es asumir que las descargas solares son un flujo de partículas iónicas. Los Heliofísicos tienden a referirse a estos iones como "viento" que "llueve" sobre la Tierra. Sin embargo, el hecho de que siguen los campos magnéticos de los polos determina su naturaleza eléctrica.

  

A veces se observa a los destellos solares dejar el Sol con una aceleración rápida. Una ráfaga de CME se midió a una velocidad mayor de 70,000 kilómetros por segundo. Una confirmación de la teoría del Universo Eléctrico en esa medida fue que el material continuó acelerándose a medida que se alejaba del Sol. Las ondas de choque y las "guías de onda acústicas" no pudieron ser las responsables de la CME, o de otro modo la ráfaga se habría frenado en su avance hacia la Tierra. Como se observó lo contrario, un fenómeno de campo eléctrico debió estar funcionando, y no efectos cinéticos. 




Nota del Editor: Título tomado de la Ilíada de Homero, traducción de Alexander Pope(1688-1744)






[Nota del Traductor:
El original se titula "Fair Daughter of the Dawn".
Ha sido traducido por "Bella hija de la mañana", aunque he estado tentado de modificarlo haciendo alusión a otros nombres muy repetidos en la traducción española de la Ilíada , como "Eos de rosados dedos" o "Eos de azafranado velo".
Es curioso cómo se hace referencia expresa a la aurora cada mañana, 
"[...]sea que vayan hacia la derecha por donde aparecen Eos y el Sol, sea que se dirijan a la izquierda, al tenebroso ocaso."  
lo que hace pensar que realmente en la época de la autoría de la Ilíada la aurora era visible a bajas latitudes y en dirección al Este (por donde los chinos veían dragones verdes...)]