14 abril, 2012

El Monte Sharp del Cráter Gale

Monte Sharp.
Créditos: ASA/JPL-Caltech/ESA/DLR/FU Berlin/MSSS
12 de Abril de 2012.


Los científicos planetarios admiten que el montículo central del cráter Gale no fue creado por el rebote de la corteza.


El 6 de Noviembre de 2011, la NASA lanzó el rover Laboratorio de Ciencia Marciana(Mars Science Laboratory rover), también conocido como Curiosity. El nuevo rover tomará tierra dentro del cráter Gale, de 154 kilómetros de ancho el 6 de Agosto de 2012.


Hay varias razones para visitar el cráter Gale con una plataforma científica móvil. La principal razón es la montaña estratificada de 5,5 kilómetros de alto, el Monte Sharp, nombrado por el difunto geólogo y miembro de varias misiones marcianas, Robert Sharp. Las razones secundarias son las muchas estructuras en el cráter de Gale como el "Gran Cañón" y los numerosos cortes y surcos que los científicos marcianos* creen que proporcionan evidencias de procesos sedimentarios en el pasado del planeta.


Desde los 70, cuando la Viking 1 se lanzó el 20 de Agosto de 1975 seguida de la Viking 2 un mes más tarde, los científicos planetarios han estado buscando señales de vida en Marte. La Viking 1 aterrizó en la zona oeste de la Chryse Planitia, mientras que la Viking 2 aterrizó a 6.700 kilómetros en la Utopia Planitia. Ambas sondas analizaron muestras de suelo pero no se descubrió nada concluyente.


El Curiosity explorará el Monte Sharp a lo largo de uno de dos caminos, analizando muestras de suelo con distintos instrumentos. Cada camino sigue canales que serpentean montaña abajo, supuestamente porque estaban formados por agua líquida corriendo en algún momento del pasado remoto. Se supone que el mismo Monte Sharp es una colección de "sedimentos llevados por el viento posteriormente empapados por aguas subterráneas", de modo que los especialistas de la misión esperan que proporcione trazas de biología que las sondas Viking no hicieron.


Anteriores artículos de Imagen del Día argumentan que si el medio ambiente de Marte fue alguna vez uno de agua fluyente y una densa atmósfera, aquellas condiciones fueron completamente alteradas por descargas planetarias de amplitud planetaria en el pasado reciente. Cualquier agua superficial o cualquier posible forma de vida fue desintegrada por rayos catastróficos de un objeto cargado en la aproximación a Marte. Cualquiera que fuese ese objeto, también inició corrientes subterráneas de electricidad, provocando gigantescos abismos en la superficie marciana. Las emisiones de rayos X y rayos gamma, por no mencionar la energía térmica y las ondas de choque explosivas, de tales eventos serían suficientes para irradiar cualquier organismo hasta el punto de la desintegración.


Hay regiones en Marte que indican que hasta seis kilómetros de su estrato fue extraído. Parte de este material probablemente voló al espacio o fue llevado por los vórtices de enormes filamentos de plasma conectando el planeta con alguna otra entidad eléctrica. Una gran cantidad de polvo dividido finamente fue depositado en otras áreas cerca del hemisferio sur, enterrando los cráteres y apilando crestas de hematita del tamaño de montañas que cubren miles de kilómetros cuadrados. El Mars Exploration Rover Opportunity ha estado rodando por tales depósios por años.


Dado que aquellas catástrofes fueron tan completamente devoradoras, se puede asumir de forma general que no se encontrará vida en Marte.


La estratificación vista en el Monte Sharp, así como en la cuenca del cráter Schiaparelli, en Utopia Planitia y en otros lugares son debidas probablemente a las deposiciones de vientos iónicos y no a la lluvia, la inundación o el deshielo. Aunque la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) descubrió lo que se dijo que eran glaciares gigantes bajo las pilas de roca montañosa y tierra cerca de la región de Hellas Basin, esos datos están abiertos a otras interpretaciones.


La MRO usa su radar para penetrar unos cuantos metros por debajo de la superficie marciana para buscar variaciones en su reflectividad. Mientras más profunda sea la penetración del radar antes de que rebote, menos denso es el material que interviene. Que las señales de radar se correspondan con una configuración de software cargada previamente no es necesariamente un indicador de que los compuestos deseados se han encontrado. Podría haber factores en Marte que sean tan dispares a los aquí en la Tierra que el radar podría estar actuando de maneras que no pueden preverse. El hielo podría solo parecer la mejor correspondencia.


La historia de los planetas es difícil de determinar. Como estas páginas han intentado señalar a lo largo de los años, cada uno de los planetas tomó parte en varios eventos catastróficos. Los científicos de la NASA a menudo se refieren a lo que encuentran en Marte como "misterioso" o "intrigante", con largos años de investigación y observación por delante. Nosotros predecimos que la razón para esta confusión es el problema de la aplicación inversa. La Tierra no se debería usar como un modelo de facto para otros lugares del Sistema Solar.


Stephen Smith.


*[Nota del Traductor: No, no son científicos que vienen de Marte. En inglés ya tienen una palabra para el científico que estudia el planeta rojo: areologist (de ares, dios griego equivalente a Marte y logos, razón). Como no he visto que se use mucho no me he atrevido a llamarles areólogos, aunque creo el término se acabará imponiendo]


Traducción de Roberto Conde


Original en thunderbolts.info