14 abril, 2012

En la Tierra o en Marte, los remolinos de polvo están electrificados

Remolino de polvo cerca del río Onyx, Antártida.
Créditos: Warren Dickinson
14 de Enero de 2008


Los remolinos de polvo marcianos muestran asombrosas propiedades eléctricas. También se han identificado torbellinos eléctricos sobre la Tierra.

Hace ya tanto tiempo como en Marzo del 2005, los defensores del Universo Eléctrico escribían acerca del sorprendente descubrimiento de remolinos de polvo girando a lo largo de los desiertos marcianos. El rover Spirit devolvía varias imágenes de grandes y radiantes embudos rastrillando las llanuras, dejando detrás senderos ennegrecidos.

Dado que la densidad atmosférica de Marte es tan baja (menos de un 1% de la de la tierra), la cuestión que surge es ¿Cómo un un fuerte "viento" puede esculpir el suelo y dejar múltiples rastros que se pueden ver desde el espacio? También podríamos preguntarnos ¿Cómo las tormentas de polvo globales están alimentadas por un vapor de frío dióxido de carbono tan escaso?


La teoría convencional de la formación de remolinos de polvo en la Tierra describe un vórtice de aire caliente que empieza como un "rotador" cerca de la tierra. A medida que el aire giratorio gana momento, se "levanta" verticalmente, formando una nube cilíndrica de polvo que se retuerce por encima de la superficie, reuniendo más derrubios a medida que avanza. A medida que incrementa su fuerza, se estrecha su diámetro como un patinador sobre hielo recogiendo sus brazos. A medida que se contrae, la tormenta de polvo gira más y más rápido.


Sin embargo, en Marte no hay un vórtice de aire giratorio que se mueva en orientación vertical y forme el remolino de polvo. Sin embargo, hay embudos que alcanzan miles de metros en el cielo de Marte y sepultan casi un hemisferio completo bajo su carga de arena y otras partículas pequeñas durante ciertos momentos del año. Una explicación mejor para la formación de remolinos de polvo en la Tierra y en Marte podría muy bien ser la electricidad.


Anuncios recientes de científicos atmosféricos han afirmado que es la "saltación" la que genera los campos eléctricos que encontraron hace años en los remolinos de polvo de Arizona. La "saltación" se refiere al movimiento intermitente y a saltos de las partículas de arena o gravilla, como ocurre con la fuerza del viendo o el agua corriente. En otras palabras, se cree que las partículas de arena generan cargas eléctricas cercanas a los 10.000 voltios por metro al frotarse unas con otras.


En varios artículos de Imagen del Día anteriores, hemos señalado que no es necesario postular actividad estrictamente mecánica para explicar las cargas eléctricas descubiertas en los remolinos de polvo. Para conseguir el campo eléctrico, los investigadores convencionales cree que tiene que haber "separación de carga", lo que requiere que haya colisiones de arena y partículas de tierra. Son estas colisiones, dicen, las que causan que las partículas más grandes se carguen positivamente y las pequeñas negativamente. El viento las separa entonces en regiones de tamaños diferentes, creando un campo eléctrico.


En la teoría del Universo Eléctrico, no hacen falta las colisiones de granos de arena que rebotan. La separación de cargas ya está presente en la atmósfera. Sin nubes como las de la Tierra para enviar rayos al nivel del suelo, las descargas eléctricas de Marte forman gigantescos torbellinos que son parte de un circuito eléctrico interplanetario. Es el mismo circuito que alimenta los sistemas meteorológicos de la Tierra. Si esto es verdad, entonces los "remolinos de polvo" marcianos y los de la tierra son sendas ilustraciones de cómo la electricidad se comporta en el Sistema Solar.


Stephen Smith


Traducción de Roberto Conde


Original en thunderbolts.info