13 abril, 2012

Los estallidos sónicos crean esas cosas fibrosas

La nube interestelar IC5146.
Créditos: ESA/Herschel/SPIRE/PACS/D. Arzoumanian (CEA Saclay)
10 de Abril de 2012

La astronomía de consenso propone que los truenos causan los rayos.

Las imágenes de las "nubes" alrededor de la nebulosa del Capullo revelan "redes de filamentos gaseosos enredados". Los filamentos tienden a tener anchura constante y extenderse por muchos años luz. Parecen ser las contrapartidas estelares de las "cosas fibrosas" encontradas en la cola de Venus. (No mencionaremos los rasgos similares en las colas de los cometas). Intrigan a los astrónomos porque la gravedad y el gas caliente no hacen eso. Para añadir misterio al rompecabezas, "las estrellas recién nacidas se encuentran a menudo en sus partes más densas".

Si algo como el "vacío del espacio" realmente existiera, el gas caliente se expandiría en él en lugar de enredarse. La pequeña evanescente fuerza de la gravedad tiende a actuar con simetría esférica, no con la complejidad lineal de filamentos retorcidos. Los astrónomos tienen que decir algo para mantener la apariencia de ser eruditos frente a tan clara falsación de las teorías que han llegado al punto de creer, de modo que especulan que "estallidos sónicos de estrellas que explotan" generan los filamentos. 

El gas, por supuesto, es plasma, una palabra que no está presente en el léxico de la astronomía de consenso. Los filamentos son corrientes de Birkeland, identificables por su coherencia en largas distancias, su retorcimiento mutuo en estructuras parecidas a cables, y su pinzamiento en inestabilidades de alta densidad "creadoras de estrellas". A las redes se les conoce mejor en la física del plasma como circuitos. La imagen del día es una instantánea de una descarga eléctrica cósmica.

Puesto que los astrónomos no tienen palabras para la electricidad, no tienen manera de explicar lo que les intriga: la concentración de partículas cargadas que se mueven rápidamente en canales largos y delgados. Su único recurso es la superstición que precedió a la investigación de la electricidad: el trueno causa el rayo.

Mel Acheson

Agradecimiento a Alazel Acheson

Traducción de Roberto Conde.