03 abril, 2012

Ombligo galáctico

La galaxia enana Fornax orbita a la Vía Lactea.
Créditos: ESO/Digitized Sky Survey 2
3 de Abril de 2012


La Vía Láctea está conectada al resto del Universo.


De acuerdo con una reciente nota de prensa, unos astrónomos han encontrado "...evidencia del hilo cósmico que nos conecta a la vasta extensión del Universo." Examinando las posiciones de galaxias enanas y cúmulos globulares alrededor de nuestra galaxia, estos astrónomos han descubierto que no están distribuídos aleatoriamente, sino que siguen lo que se llama "el Plano de Satélites". 


Las teorías modernas predicen que cientos de galaxias enanas deberían rodear la Vía Láctea en una distribución un tanto aleatoria, puesto que se supone que las galaxias se han desarrollado engullendo a otras galaxias, y a través de colisiones múltiples con galaxias incluso más pequeñas. La mayoría de los remanentes de las colisiones se supone que fueron absorbidos por la Vía Láctea, pero los que quedaron se convirtieron en cúmulos globulares y galaxias enanas. Las observaciones del Plano de Satélites ponen en cuestión la teoría, sin embargo.


La teoría del Universo Eléctrico postula que hay corrientes de carga eléctrica fluyendo a través de las galaxias a lo largo de su eje polar y hacia fuera a través de los brazos espirales. Un circuito a lo largo del disco galáctico se divide en corrientes hacia arriba y hacia abajo que fluyen de nuevo hacia polos. Este circuito está alimentado por corrientes de Birkeland que conectan la galaxia con el resto del Universo. Supuestamente, filamentos eléctricos confinados magnéticamente de miles de millones de años luz de largo transmiten potencia desde un lado del espacio al otro.


Corrientes de Birkeland se mueven a través del centro de la Vía Láctea, donde también pueden generar un efecto de haz de partículas en el filo del disco, dando energía a un anillo de estrellas. El Sloan Digital Sky Survey ha desvelado ese anillo que rodea la galaxia a una distancia informada* de 120,000 años luz.  


Puesto que las galaxias enanas y los cúmulos globulares giran en el plano galáctico junto con el anillo, la lógica sugiere que hay una fuerza actuando en ambos. El electromagnetismo hace que todos se alineen en ángulos rectos con el campo magnético intergaláctico axial, y no la gravedad


Los puntos de vista convencionales reconocen que las galaxias forman cúmulos, pero no fue hasta hace poco que los análisis de datos señalaron que esos glóbulos se agrupan juntos a lo largo de vastos filamentos de "gas caliente" que están a más de un millón de grados Celsius.


Los filamentos son en realidad corrientes de Birkeland, quizás de miles de años luz de ancho y de millones de años luz de largo, en los que grupos de galaxias son "pinzados". Cuando reconozcamos que el desplazamiento al rojo es más una medida de la juventud que de la distancia de un cuásar, habrá una posibilidad de que el Universo visible esté compuesto por filamentos trenzados de paso por el supercúmulo de Virgo hacia el supercúmulo de Fornax a lo largo de millones de años luz.


Stephen Smith


*[Nota del Traductor: Como se comenta en el último párrafo y se reconoce en la teoría del Universo Eléctrico, la hipótesis asumida de la comunidad científica de que un mayor desplazamiento al rojo equivale siempre a una mayor distancia es falsa. A este respecto le debemos mucho a Halton Arp
Esto lleva a que las medidas de distancias que no hayan sido realizadas por paralaje sean siempre cuestionables, y sospecho que de ahí viene el adjetivo (reported) dado a la distancia del anillo, con la intención de recalcar que hay que tomarse estos datos de largas distancias con cautela.]


Traducción de Roberto Conde


Original en thunderbolts.info