01 octubre, 2013

¿Por qué el magnetismo de Mercurio es el 1% del de la Tierra?




18 de Julio de 2012

Los sobrevuelos de la Mariner 10 a mediados de los 70 proporcionaron los primeros datos del campo magnético de Mercurio. Recientemente, los sobrevuelos de la MESSENGER han confirmado que el campo magnético de Mercurio es alrededor del 1% del de la Tierra. Como dice un artículo de  la Johns Hopkins en Febrero de 2012:

Este descubrimiento fue una sorpresa para muchos, porque se piensa que los campos magnéticos de los planetas parecidos a la Tierra son generados por movimientos convectivos en un núcleo metálico fluido. Los modelos de la historia térmica de Mercurio, el planeta de tipo terrestre más pequeño, sin embargo, predecían que un núcleo de hierro puro se habría enfriado hace ya mucho tiempo hasta el punto de que ahora sería sólido. Más aún, ni Venus ni Marte tienen un campo magnético global.

El autor admite que esta pregunta aún no ha sido respondida. Sin embargo, mi teoría del magnetismo como función directa del giro puede explicarlo inmediatamente en unas pocas líneas de matemáticas.

Mercurio, como todos los cuerpos celestes, crea su campo magnético a partir del campo magnético del entorno. En otras palabras, el magnetismo de los grandes cuerpos viene del magnetismo del campo que le rodea. Y el campo que los rodea está magnetizado debido al giro de los fotones. El magnetismo ES el giro de los fotones. Los fotones que giran hacen girar a los iones con los que chocan, y este giro es el magnetismo.

Ahora, los fotones pueden girar en ambas dirección, así que tenemos lo que podríamos llamar fotones y antifotones. Los antifotones no son en ningún modo misteriosos, simplemente están boca abajo. En nuestra galaxia tenemos tanto fotones como antifotones, y el Sistema Solar se mueve a través de zonas que contienen fotones de un tipo u otro. Pero rara vez se mueve a través de zonas que estén equilibradas. Los fotones y los antifotones se pueden mezclar, pero sea cual sea el que domine en número tiende a convertir al otro a lo largo del tiempo. En otras palabras, si una zona de fotones y otra de antifotones se encuentran, y si los fotones son más numerosos que los antifotones, los fotones le dan la vuelta al giro de los antifotones a lo largo del tiempo, convirtiéndolos en fotones. Todo esto ocurre por colisión directa, de forma estrictamente mecánica.

Si un número igual de fotones y antifotones está presente en una zona, esa zona no tendrá magnetismo global, pues los giros se cancelarán. Mientras más desequilibrada esté la zona, más magnética será. Un predominio de fotones o de antifotones creará magnetismo, pues los giros no se cancelarán. Para la mayoría de los casos, el magnetismo es magnetismo, y no hay diferencia entre el magnetismo y el antimagnetismo. Sólo en casos especiales—como la desintegración beta[por traducir]—importará cual es el magnetismo presente.

Normalmente, el Sistema Solar se moverá a través de campos desequilibrados, y el campo ambiental será magnético. Si el campo es magnético levógiro, el Sol será magnético levógiro y todos los cuerpos del Sistema Solar serán magnéticos levógiros. Esto es así porque todos los cuerpos reciclan carga, y los cuerpos obtienen su giro de los fotones que se mueven a través de ellos. Más aún, cualquier cuerpo que entre en el sistema se convertirá en magnético levógiro a lo largo del tiempo. Ese cuerpo recibirá la mayor parte de su carga del Sol, así que irá obteniendo un perfil de carga como el del Sol.

Venus es magnético dextrógiro, y de ahí podemos inferir que es un nuevo habitante del Sistema Solar que no se ha igualado al resto. Predigo que su lento giro lo causa este mecanismo. Estaba girando originalmente en sentido horario más rápido que ahora, pero el campo ambiental lo ha decelerado. A lo largo del tiempo, se parará y acabará girando en sentido antihorario. No estoy seguro de si esto se ha confirmado aún o no. Venus podría haber venido desde el exterior del Sistema Solar recientemente, o podría haberse cambiado su giro en el pasado debido a alguna colisión o un encuentro cercano.*

He mostrado en artículos anteriores que esto explica la falta de magnetismo de Venus. Como está girando al contrario que el campo ambiental, los dos giros se cancelan en la superficie de Venus. Esto no afecta al campo eléctrico(no tanto), permitiendo a Venus mantener una ionosfera capaz de resistir el viento solar. Cuando Venus cambie finalmente su dirección de giro, desarrollará un campo magnético global. A medida que su giro se haga más lento, se irá acercando al Sol. Después de detenerse, a medida que gane giro antihorario, se alejará de nuevo.

Necesitaba resumir este mecanismo para que entendieras el campo magnético de Mercurio. El giro de Mercurio es una función de la suma de las fuerzas del campo magnético en sus alrededores. Es una respuesta directa a los fotones que salen del Sol. No tiene prácticamente nada que ver con el núcleo o las teorías de convección, excepto en que los fotones reciclados afectan al núcleo y la convección. Para leer más acerca de esto, ve a mi reciente artículo sobre el campo de carga de la Tierra[por traducir].

Por lo tanto, podemos calcular el campo magnético de Mercurio directamente de su giro. Mercurio tiene un ritmo de giro 58 veces menor al de la Tierra, y un radio 0,383 veces el terrestre. En campos iguales, prediríamos 0,383/58=0,0066 veces el magnetismo de la Tierra para Mercurio. Sin embargo, su semieje mayor es de 0,387 veces el de la Tierra, lo que hace que el campo ambiental en Mercurio sea más denso que el de la TIerra. Esto aumentará el factor un poco. ¿Cuánto? Bien, podemos calcular la densidad relativa entre dos distancia dadas usando la ecuación de área superficial (aplicando el área de superficie a la esfera orbital creada). Como la ecuación de área superficial tiene un radio al cuadrado, tomamos la raíz cuadrada de 0,387 que es 0,622. Luego simplemente dividimos: 0,0066/0,622 = 0,0106. El giro de Mercurio nos dice que deberíamos esperar 0,0106 veces el magnetismo de la Tierra para Mercurio. Una concordancia, como ves, con solo unas cuantas líneas de matemáticas.

Por supuesto, esto hace que nos preguntemos por qué Mercurio está girando tan lentamente. Dado un campo más denso, deberíamos esperar que girara más rápido. Incluso podemos hacer unas cuentas simples para mostrar cuánto magnetismo tendría Mercurio si estuviera perfectamente centrado y girando como debería. Mercurio tiene 0,054 veces la carga de la Tierra. Pero tiene 1,82 veces más magnetismo obtenido de un campo desequilibrado (para más sobre esto, véase el cálculo de antifotones que hago para Saturno[por traducir]). Esto eleva nuestro número a 0,098. Como Mercurio y la Tierra tienen el mismo diámetro angular visto desde el Sol, eso nos da una estimación de 0,1. De ahí, vemos que Mercurio debería tener 9,2 veces el magnetismo que tiene. Lo que significa que debería estar girando mucho más rápido de lo que lo hace. El magnetismo de Mercurio está siendo disminuido en realidad por su giro anormalmente lento. Su desfasado centro de masas está causando que pierda 9/10 de su intensidad de campo magnético. Este desfase se estima actualmente en unos 600-700m, lo que se inclina a la confirmación de mi análisis. Pero eso es menos de la mitad de los 2km de desfase estimado de la Luna, y creo que probablemente es demasiado pequeño por un amplio margen. La excentricidad de Mercurio indica un desfase mayor también. Comparando Mercurio con la tierra, prediría un desfase de algo así como 6km. Calculo** que Mercurio debería necesitar un desfase de unos 7km para ser síncrono, y está ya cerca de la sincronía, habiendo perdido un 92% de su giro potencial.

Y como la Luna sufre del mismo desfase del centro de masas, podemos asumir que el campo magnético de la Luna está siendo suprimido por el mismo mecanismo.



Este artículo de la Johns Hopkins proporciona más confirmación de mi teoría del campo de carga a través de este diagrama y el texto que lo acompaña:



Vemos a Mercurio desde los polos norte y sur. El texto que le acompaña dice:

Líneas ilustrativas de fuerza magnética (líneas amarillas) para dos vistas de Mercurio. La región polar (sombreado rojo) en la que el campo magnético local se abre al viento solar, y no está conectado al hemisferio opuesto del planeta, es cuatro veces mayor en el sur (S) que en el norte (N). El desfase del campo magnético aumenta intensamente la exposición de la superficie meridional en altas latitudes al bombardeo de partículas cargadas del viento solar.

Recuerda que he afirmado que los cuerpos reciclan carga recibiéndola por los polos. Tenemos confirmación directa aquí. El autor afirma que "el campo magnético local se abre al viento solar". No, se abre al campo de carga. Por ahí es por donde entran los fotones. El magnetismo y la electricidad simplemente siguen a los fotones. También he propuesto, en mis modelos de la Tierra, que como el IMF(Campo Magnético Interplanetario) está compuesto de más fotones que antifotones, debe entrar más carga por los polos sur de los planetas normales (excepto Venus). He usado este hecho recientemente[por traducir] para explicar mayores temperaturas en el norte, mayor actividad magnética, más huracanes[por traducir] y demás. Tanto en la Tierra como en Mercurio, entra más carga por el polo sur. Esta carga que entra por el sur se emite con mayor intensidad a 30ºN.



Este es el perfil estándar del Sistema Solar. También se aplica al Sol, por supuesto, y ya sabemos que los agujeros solares más grandes suelen estar en o cerca del polo sur. El Sol recicla más carga a través del polo sur.

*No estoy aquí para confirmar o desmentir a Velikovsky, sólo estoy contando mis propios descubrimientos.
**Mercurio recibe 2,39 veces más carga que la Luna, pero tiene 4,33 veces menos desfase (como porcentaje del diámetro)


Traducción de Roberto Conde